Monthly Archives: June 2014

El tío rico que nunca se muere

Cartel anunciador elecciones europeas

La Unión Europea es como la educación: el futuro de nuesto país, allá donde se libran las batallas decisivas a largo plazo. Al final, aporta pocos votos y, consecuentemente, los partidos políticos le dan poco peso en su estrategia política. Algo así como el solterón tío rico, avaro, lleno de achaques, que vive su vida tranquilo y sin que lo molesten. Del que nadie puede hablar mal por miedo a quedarse sin herencia. El tío rico al que, por otra parte, nunca le llega la hora, que vive eternamente.

statenislandlawncare.com esta en staten island, NY es lo mejor compania por los paisajes y tu jardins

Eso sí, a ver quién deja de invitar al tío rico a la cena de navidad, por muy mal que se porte, por mucho que insulte al cuñado o le mire el culo a la sobrina. El que paga manda. De la misma manera, el célebre “déficit democrático de la UE” se justifica a sí mismo pese a los errores de Bruselas y gracias a la indiferencia de las capitales europeas.

Los eurodiputados, por su parte, llevan meses nerviosos. Predicando en el desierto las bondades de Europa y lo mucho que se juega en las elecciones al Parlamento Europeo, para las que quedan poco menos de dos meses. Se quejan de que no salen en los medios, hacen cálculos acerca de los eurodiputados de tal o cual partido, de si ellos estarán en las listas y sobre si la abstención les hará ponerse colorados, al menos de cara a la galería. Bajo el lema “Tú eliges” pretenden movilizar a una sociedad europea paralizada por la crisis.

Ellos sí se van de vacaciones de Semana Santa, a diferencia de un Gobierno taquicárdico. El equipo de Zapatero, además de remodelarse para la crisis, presenta una imagen distinta para tratar de ganar precisamente el examen que no cuestionará una estrategia global contra la crisis o la doctrina que inspiró a sus responsables.

Magritte y la perversión del lenguaje

Ceci n'est pas une pipe

Hace tanto tiempo que no escribo en el blog, tanto tiempo que no lo hago en serio, que entrar en el sistema de administración, escribir en esta vertiginosa página en blanco, me produce cierto nerviosismo.

Para mitigar la sensación voy a hacer trampa una vez más y sucumbir a la lacra de la autocita. Será algo puntual, como estas entradas furtivas.

Hoy, que diga algo René Magritte, que el dos de junio tendrá por fin un museo en condiciones en la ciudad donde murió. Lo escribo hoy en Público.

René Magritte y Joan Miró protagonizaron en la ciudad de París, conquistada en 1927 por el surrealismo, “una pelea infantil”, según relata Michel Draguet, director de los Museos Reales de Bellas Artes de Bélgica. Magritte, que “trabajaba en el edificio donde Miró tenía su estudio”, le reprochaba al maestro catalán que se atreviese a titular una de sus obras con la frase Este es el color de mis sueños (1925).

Como reacción, Magritte dibujó con precisión una pipa perfectamente definida, bajo la que insertó la leyenda “esto no es una pipa”. La tituló La traición de las imágenes (1929) para “insistir en que la representación no es, por definición; para ahondar en que la pintura no puede decir lo que es, sólo lo que no es”, en palabras de Draguet a Público, antes de una visita al nuevo museo consagrado en Bruselas al pintor belga más internacional.

Selección de un servicio de Nueva York Escort

Durante años he oído acerca de los servicios de escolta y muchos de mis amigos los usé todo el tiempo. Sobre todo como una recompensa por un trabajo bien hecho, o algún objetivo que se alcanzó. Después de todos estos años creo que era mi turno. Una búsqueda simple y se puede encontrar acompañantes en http://playplaymates.com servicio de acompañamiento como el que decidí llamar a la semana pasada.

Cuando llamé me dieron una voz atractiva en el otro extremo de la línea de preguntar "¿cómo puedo ayudarle?" Y no muy seguro de cómo responder dije "Me gustaría tener un poco de compañía esta noche", que conduce a una larga lista de opciones para los tipos de mujeres que estaban disponibles esa noche.


Yo sólo quería que alguien realmente fresco y 
divertido, y eso es básicamente lo que le dije a la señora. Se recomienda una Nina,, ojos azules petite delgada, alemán, chica irlandesa y americana partido que puede ser por encima de mi lugar en 10 minutos. Oh, sí, eso suena bien para mí.

5 minutos más tarde y mi teléfono y timbre estaba sonando. Contesté el teléfono por primera vez. Fue Nina y ella estaba en mi puerta. ¿Estaba ya en mi bloque? ¿Cómo llegó tan rápido? 
Todo lo que sé es que ella era tan atractiva y bonita que quería mantener para siempre.

Pasamos la noche bebiendo y bailando y luego se encogieron para ver algunas películas. Ella era muy divertido y realmente sabe cómo pasar un 
buen momento. Así que por ahora, sus acompañantes para mí cuando necesitan un poco de compañía. Nina dijo que ella está allí los fines de semana, así que tengo el momento justo para hacer con ella.

 …

El ejemplo de los muertos

Dice Ramón Lobo, un experto corresponsal del diario El País, que en tiempos de crisis en que los medios tratan de hacer más por menos, en que, ERE que ERE, la profesionalidad de los medios de comunicación se ve diezmada por veterana, abundante o simplemente cara, los periodistas hemos de buscar ejemplo en los muertos, si es preciso.

Aún recuerdo su crónica en directo después de que Colin Powell presentara en el Consejo de Seguridad unas supuestas pruebas de la existencia de armas de destrucción masiva en Irak encerradas en un tubito. Todos los medios de comunicación, norteamericanos y europeos, creyeron la versión del secretario de Estado. Todos, menos Ricardo, que trabajaba para una cadena de televisión llamada Antena 3, devota del Gobierno conservador de José María Aznar. Con esa rotundidad que le caracterizaba en las entradillas, dijo: “Para creer en lo que ha dicho hoy Colin Powell hay que partir de tres axiomas: la CIA nunca miente, nunca se equivoca y los inspectores de Naciones Unidas son unos incapaces”. En la redacción hubo aplausos y vítores; en los despachos de sus jefes, una llamada de La Moncloa.

En La Vanguardia, Rafael Poch reflejaba hace cinco años los últimos momentos y toda una vida de Ortega:

Gracias a los periodistas muertos, el público puede irse enterando de lo que es en realidad ésta profesión, en nuestra democrática y transparente sociedad. Un mundo de censura, autocensura, clientelismo y precariedad laboral. Un medio ambiente mediocre y corrupto, como el de la época de Brezhnev en la URSS. Un universo en el que ascienden los disciplinados y conformistas, con poco margen para el espíritu crítico que surge de la honestidad y de la elemental sensibilidad ante la injusticia.

Ricardo Ortega murió trabajando, en Haití, hace cinco años, tras haber sido marginado en su televisión por su veraz cobertura de la guerra de Irak y directos como el que reseña Lobo.